INSTRUMENTOS INTERNACIONALES DE DERECHOS HUMANOS

Existen distintos tipos de instrumentos internacionales a través de los cuales los Estados se comprometen a respetar los derechos humanos.

1.         Tratados Internacionales, también llamados Pactos o Convenciones

Son acuerdos de carácter obligatorio firmados por los Estados que crean derechos y obligaciones.  Cuando los Estados –de acuerdo a sus propias normas constitucionales, los ratifican- éstos pasan a formar parte del ordenamiento jurídico nacional y son tan obligatorios para los estados que los firman como sus propias leyes.  Los Estados firmantes se comprometen además, a garantizarlos, promoverlos y protegerlos.

Por ejemplo, algunos tratados sobre derechos humanos ratificados por Chile y que se encuentran plenamente vigente, son:

  • Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos
  • Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales
  • Convención Americana de Derechos Humanos
  • Convención sobre los Derechos del Niño
  • Convención sobre Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer
  • Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra la Mujer

2.         Protocolos Facultativos u Opcionales

Son tratados internacionales que complementan otro tratado, estableciendo mecanismos de vigilancia o protección a los derechos ya contenidos en el primer tratado al cual se anexan.  Se suscriben y ratifican de la misma manera que los tratados, es decir, también pasan a integrar el ordenamiento jurídico del estado que lo ratifica y su carácter opcional radica en que los Estados que han suscrito un tratado pueden, si así lo deciden, ratificar el protocolo a fin de asegurar el debido cumplimiento de los derechos enunciados, pero no están obligados a hacerlo ya que no se suscriben en forma automática.

Algunos ejemplos: el Protocolo Facultativo del Pacto de Derechos Civiles y Políticos y el Protocolo Facultativo a la Convención sobre Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer.

3.         Conferencias Internacionales o Mundiales

Son reuniones de los gobiernos en torno a algunas materias específicas, en las cuales se debate y se adoptan acuerdos y compromisos que permitan avanzar en la solución de dichos problemas mundiales. También pueden participar algunos/as representantes de la sociedad civil, pero sólo con derecho a voz, no a voto.

Los acuerdos adoptados en las conferencias mundiales se llaman Plataformas, Planes o Programas de Acción y aunque no tiene el mismo carácter obligatorio de los tratados, contienen los compromisos que los gobernantes han asumido y reflejan consensos mundiales.

CONVENCIÓN PARA LA ELIMINACION DE TODA FORMA DE DISCRIMINACIÓN CONTRA LA MUJER (CEDAW)[1]

Obliga a los estados a adoptar medidas adecuadas para eliminar la discriminación contra las mujeres, la que define como toda distinción, exclusión o restricción basada en el sexo que tenga por objeto o por resultado menoscabar o anular el reconocimiento, goce o ejercicio para la mujer, independientemente de su estado civil, sobre la base de la igualdad del hombre y la mujer, de los derechos humanos y las libertades fundamentales en las esferas política, económica, social, cultural y civil o de cualquier otra esfera.

Reconoce derechos básicos en relación a la salud, educación, trabajo, cultura, familia, participación, sistema jurídico, entre otros.  Como tratado, tiene la particularidad de recomendar medidas especiales temporales de acción afirmativa y de apuntar al cambio cultural que elimina prejuicios y estereotipos sexuales.

Los Estados Parte deben informar periódicamente al Comité de Expertas (quienes son independientes de los gobiernos de sus países) sobre el cumplimiento de la CEDAW, y reciben recomendaciones.  Si bien, las observaciones y recomendaciones del Comité CEDAW no se refieren a casos particulares ni son obligatorias para los estados, contienen la interpretación más fidedigna del verdadero sentido y alcance de cada uno de los derechos consagrados por la CEDAW, a la que los estados realmente interesados en cumplir con los derechos de las mujeres deberían adecuarse.

La CEDAW, como tratado internacional de derechos humanos tiene fuerza vinculante y obligatoriedad legal para el Estado.  Al ratificarla, el Estado se ha comprometido a implementar todas aquellas políticas públicas que sean necesarias para proteger y promover los derechos de las mujeres[2].

Cronología de CEDAW

1967    La Asamblea General de Naciones Unidas adopta la Declaración sobre la Eliminación de Toda Forma de Discriminación contra la Mujer.  Este documento reconoce las desigualdades y la discriminación que afronta la mujer en todo el mundo y aborda los derechos civiles y políticos de la mujer, así como la desigualdad de acceso a la educación, oportunidades laborales y atención sanitaria.

1979    La Asamblea General de Naciones Unidas adopta la Convención sobre la Eliminación de Toda Forma de Discriminación contra la Mujer (10 diciembre de 1979) quedando abierto a la firma de los Estados. Es el primer Tratado Internacional que condena explícitamente la discriminación contra las mujeres como una violación a los derechos humanos. Los estados partes se obligan a adoptar medidas de diversa índole para asegurar el pleno cumplimiento de los derechos de las mujeres.

1981    La CEDAW entra en vigencia al ser ratificada por el vigésimo país.  En 1995 más de cien países la han ratificado en todo el mundo

1989    El 19 de diciembre de 1989 es ratificada por Chile pasando a formar parte de la legislación chilena.

Protocolo Facultativo a la CEDAW

Aprobado por la Asamblea General de Naciones Unidas el 10 de Diciembre de 1999.  Chile es uno de los primeros países (el primer país) en suscribirlo, con lo que se inicia el proceso de ratificación que incluye su aprobación por el Parlamento. Hasta la fecha no se ha completado este proceso ya que Senado no lo ha aprobado.

Es un nuevo instrumento de seguimiento de la CEDAW, que permite a las mujeres víctimas de una violación a los derechos reconocidos en la convención, presentar una “comunicación” (denuncia) al Comité para que este lo examine y emita opiniones, y eventualmente recomendaciones, después de haber recibido la información del estado en cuestión.

El Procedimiento de Comunicaciones no es judicial, el Comité no es un Tribunal Internacional, por lo tanto, las recomendaciones no son obligatorias para el Estado, es decir, no se le puede obligar por ejemplo, a pagar una indemnización.

El Procedimiento de Investigación se inicia cuando una persona u organismo presenta información fidedigna sobre la ocurrencia de una violación grave o sistemática de los derechos enunciados en la convención.  Puede incluir visitas en terreno y termina con las conclusiones y recomendaciones del Comité al Estado parte, que puede efectuar observaciones durante todo el proceso[3]

CONFERENCIAS INTERNACIONALES SOBRE LA MUJER

1975    La Primera Conferencia Mundial de las Naciones Unidas sobre la Mujer se celebra en ciudad de México, México, en el verano de 1975.  Los delegados formulan el Plan Mundial de Acción para guiar a los gobiernos en sus esfuerzos por eliminar la desigualdad entre hombres y mujeres.

1980    Se realiza la Segunda Conferencia Mundial de Naciones Unidas sobre la Mujer, la que tuvo lugar en Copenhague, Dinamarca, para evaluar el progreso de ésta.

1985    Tercera Conferencia Mundial de las Naciones Unidas sobre la Mujer, celebrada en Nairobi, Kenia.  Los ciento cincuenta y siete países participantes adoptan las Estrategias Progresivas para el Adelanto de la Mujer hasta el año 2000.  Estas Estrategias proporcionan medidas concretas para promover el estado de la mujer en el desarrollo económico, social, cultural y jurídico en el ámbito nacional e internacional.

La década de los noventa se inició con grandes cambios en el régimen político nacional e internacional de nuestro país.  Una de las primeras acciones del nuevo gobierno democrático fue la creación del Servicio Nacional de la Mujer (SERNAM) en Mayo de 1990, que junto a las reivindicaciones del movimiento de mujeres, facilitó y promovió el trabajo en el país por la igualdad de oportunidad entre los géneros[4] y fortaleció las redes internacionales.

1995    Se realiza la Cuarta Conferencia Mundial de las Naciones Unidas sobre la Mujer: Acción a Favor de la Igualdad, el Desarrollo y la Paz, la que se realizó en Beijing, China.  Chile asistió con una significativa delegación oficial y una delegación del movimiento de mujeres.  En el documento oficial presentado por Chile consideró de primera importancia las áreas de la pobreza, educación, trabajo y participación política de la mujer, ya que estos serían imprescindibles para un avance integral en su desarrollo.

Compromisos Contraídos

La Plataforma de Acción de la Cuarta Conferencia Mundial de la Mujer contiene los consensos mundiales alcanzados y los compromisos asumidos por los cerca de 180 países participantes para superar la desigualdad que afecta a las mujeres y garantizar el respeto de sus derechos humanos. En particular, Estados se comprometieron a adoptar prontas medidas en las áreas de violencia contra las mujeres, derechos humanos, pobreza, educación, salud, trabajo, participación en la toma de decisiones, medio ambiente, medios de comunicación, y por supuesto, con especial énfasis en los derechos de las niñas.

CONFERENCIA INTERNACIONAL DE LAS NACIONES UNIDAS SOBRE POBLACIÓN Y DESARROLLO

1994    Se realiza la Conferencia Internacional de las Naciones Unidas sobre la Población y el Desarrollo (ICPD), Cairo, Egipto.  El concepto de la salud reproductiva y sexual reemplazó el concepto sobre control del crecimiento de la población.

En la Conferencia Internacional sobre Población y el Desarrollo (CIPD), se aprobó por consenso el Programa de Acción (PA) que debe orientar la actividad de los gobiernos y la cooperación internacional en materia de población y desarrollo durante los siguientes veinte años.

Parte fundamental de dicho acuerdo lo constituye la explicitación de los derechos humanos en los ámbitos de la reproducción, la sexualidad y la salud de las mujeres y de los varones. Así como también, el derecho de la ciudadanía a buscar los mecanismos que permitan ejercer el control de las acciones gubernamentales y no gubernamentales en la materia.

En ese documento se afirma, una vez más, el derecho inalienable de las personas al libre ejercicio de la sexualidad y la reproducción, sin ninguna forma de discriminación, coerción o violencia.  Los estados se comprometieron a salvaguardarlo y tomar las medidas pertinentes para su cumplimiento, de manera de asegurar la salud de la población.

Una vez terminada la CIPD ’94, la Red de Salud de las Mujeres Latinoamericanas y del Caribe (RSMLAC), propuso impulsar el seguimiento de la implementación del PA, incluyendo el monitoreo ciudadano del mismo en cinco países de la región: Brasil, Chile, Colombia, Nicaragua y Perú[5]. Posteriormente se han sumado a esta iniciativa, organizaciones del Movimiento de Mujeres de México y Surinam.


[1] “Principales Compromisos Internacionales de Chile”. Servicio Nacional de la Mujer (SERNAM), Departamento Relaciones Internacionales y Cooperación. Santiago de Chile, mayo 10 del 2000

[2] Para mayor información consultar el texto: “La Convención sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación contra la Mujer, Una herramienta para la acción”. Corporación de Desarrollo de la Mujer La Morada, Comité Latinoamericano y del Caribe par la Defensa de los Derechos de la Mujer (CLADEM) y Foro Abierto de Salud y Derechos Sexuales y Reproductivos. Santiago, Chile marzo del 2000.

[3] Para mayor referencia dirigirse al texto “La Carta Magna de Derechos Humanos de las Mujeres”. Servicio Nacional de la Mujer (SERNAM). Santiago, Chile.

4 Informe del Gobierno de Chile sobre el Cumplimiento de los Compromisos Contraídos en la Cuarta Conferencia Mundial de la Mujer, Igualdad, Desarrollo y Paz, Beijing,  1995. Servicio Nacional de la Mujer, Departamento de Relaciones Internacionales y Cooperación. Santiago, Chile. Abril del 2000, pág. 5  y 6.

[5] Los Consensos de El Cairo. Red de Salud de las Mujeres Latinoamericanas y del Caribe, RSMLAC, Monitoreo como Práctica Ciudadana de Las Mujeres. Proceso Cairo + 5 1998 – 1999. Pág. 3

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s